PSICOLOGÍA DEL TRADING (5). Dr. Brett N. Steemberger

   Otro libro esencial de psicotrading. El primer libro del Dr. Brett N. Steemberger, psicoterapetua y trader, nos explica las principales psicopatologías del trader, y nos da las fórmulas para solucionarlas: el trading desde el diván. Resumen de sus principales ideas para abrir boca a la lectura del libro, donde los abundantes ejemplos hacen que la profundización en los temas quede a años luz de estos resúmenes. http://www.mcapitaleditorial.com/bolsa-intradia-a/0006/ficha/Psicolog%C3%ADa-del-trading.-Herramientas-y-t%C3%A9cnicas-para-abordar-los-mercados.html

Una de las grandes observaciones de Freud fue lo que llamó “compulsión repetitiva”. Significa que la evolución no es inevitable. Las personas repiten los mismos patrones de varias maneras y a diferentes escalas a lo largo de sus vidas. Freud vio con claridad que los conflictos emocionales no resueltos producen una pérdida del libre albedrío. Sin su resolución, se está condenado a revivir eternamente el pasado. El objetivo del  psicoanálisis es recuperar la libertad de voluntad. Freud creía que, si las personas pudieran volverse conscientes de sus patrones repetitivos inconscientes, ya no estarían manejados por ellos.

 El origen de muchos de estos patrones puede encontrarse en conflictos emocionales no resueltos en las épocas más tempranas de nuestras vidas. Sin embargo, hablar sobre ellos no los cambia. En términos de John Cutting, a la Mente 1 (verbal-racional) le resulta particularmente difícil penetrar en la Mente 2 (emocional). Sólo una potente experiencia emocional tiene potencial para provocar el cambio. Las experiencias emocionales potentes crean los cambios clave que hacen posible que las personas cambien sus rutinas.

 Permitir que los conflictos emocionales no resueltos se expresen en nuestros movimientos financieros puede ser especialmente destructivo.

 La clave para el cambio es activar el patrón y entonces hacer algo diferente. Una experiencia potente, un nuevo final para el viejo guión, eso es lo que cambia a la gente.

 Por lo general, el cambio no es simple y directo. Con pocas excepciones, no es suficiente tener un solo cambio de actitud o mental o experiencia emocional. Sólo mediante la repetición estas experiencias se asumen en el interior como parte de la propia identidad.

 Aquí es donde adquiere importancia otro concepto psicoanalítico, el concepto de Resistencia. La parte de la persona encerrada en el pasado se siente amenazada por el cambio, y sólo sabe obtener gratificación de la manera acostumbrada. Del mismo modo en que alguien podría defenderse de las amenazas externas, la mente se defiende contra la ansiedad de las amenazas internas. En cierto nivel, los nuevos finales a las historias antiguas causan demasiada ansiedad a las personas. Como resultado, invocan todo tipo de estrategias para evitarlos, alejando las mismas experiencias que podrían ayudarles a liberarse.

 Se trata de un concepto muy importante: precisamente las soluciones a los males del trading de una persona pueden producir ansiedad y, como resultado, tienden a generar todo tipo de defensas. Esto significa que una parte de la psiquis humana tiende a resistirse al cambio -a la incertidumbre, a lo desconocido- incluso si la persona lo desea ardientemente y se da cuenta de lo necesario que es. Solucionar este juego de tira y afloja interno es un paso esencial del cambio psicológico.

 A menudo lo que una persona menos quiere examinar es lo que termina teniendo mayor importancia. Los traders que buscan con avidez ayuda emocional con frecuencia son bastante reacios a hacer un examen de sus métodos de trading reales. No es que teman divulgar información clasificada. De hecho, por lo general ocurre lo opuesto: se sienten incómodos de reconocer que no tienen nada clasificado o exclusivo que comunicar y que están haciendo sus transacciones con patrones de precios muy sencillo o simples corazonadas.

 Una de las grandes ironías de la psicología del trading es que los trader que buscan con desesperación el próximo gran sistema que solucione todos sus problemas son los que más necesitan orientación emocional, y que los buenos traders que buscan con desesperación orientación emocional son los que más necesitan un buen sistema de trading. Por lo general la gente busca lo que está en su zona de comodidad, y eso es lo que tiende a perpetuar patrones antiguos y destructivos. El camino a un cambio favorable rara vez es el más cómodo, familiar y seguro.

 En terapia, a menudo los cambios incómodos se llevan a cabo en el interior de la relación terapeuta-cliente. Lo que Freud llamó la alianza terapéutica es una especia de pacto entre el terapeuta y la parte madura y sana de la persona.

 La idea que subyace en la terapia psicoanalítica es que el cambio comienza en el diván de la consulta del terapeuta. El cliente repite los viejos patrones en la relación de asesoramiento psicológico, pero ahora tiene la oportunidad de experimentar un final distinto. Lo que faltaba en las otras relaciones, ahora puede ser asumido en el interior a partir de esta relación terapéutica. Y, una vez dentro, se puede convertir en un molde para futuros retos vitales, rompiendo el ciclo de repetición.

Invocar viejos patrones, activar el Observador, cambiar el estado mental, construir nuevos finales: esa es la esencia del cambio emocional. Si una persona puede iniciar una nueva respuesta mientras sigue sintiendo el tirón de los viejos patrones que no han funcionado, habrá dado un paso importante hacia el cambio. El primer paso de la transformación es interrumpir lo viejo patrones cuando ocurren.

Los terapeutas actúan como espejos frente a sus clientes, haciendo posible que se perciban a sí mismos de otras formas. Si una persona no está preparada para actuar como su propio observador Interno un terapeuta puede tomar ese papel, tomando distancia de la confusión y agitación del memento y ayudándolo a encontrar un sentido a lo que ocurre. En gran medida, replicar esta capacidad de observación de modo que pueda ser asumida internamente por otros es el alma misma de la terapia. Al principio la imagen reflejada por el terapeuta puede resultar extraña e incomoda pero, si se repite, se irá haciendo cada vez más familiar y abierta a la asimilación.

Y ¿qué tiene que ver todo esto con el trading?

Cuando hacemos trading desde el divan actuamos como nuestro propio terapeuta. Estamos atentos a nuestros propios procesos emocionales y conductuales, incluso mientras procesamos los patrones de los mercados. Nuestro objetivo, como autoterapeutas, es dar, cada vez más, nuevos finales a viejos patrones para así poder crear internamente nuevos modos de pensamiento y acción en los mercados.

Se ha escrito mucho sobre el poder del pensamiento positivo. Muchos traders intentan isuflarse sentimientos positivos al imaginar esceniarios favorables y repetir mensajes ennoblecedores. Se puede decir muchas cosas del poder de la imaginación, pero quizás los ensayos más potentes no son los positivos. En lugar de eso, si logramos representar en nuestra mente nuestros patrones más destructivos -al tiempo que recordamos activa y emocionalmente lo dañinos que son – iremos cultivando la capacidad de observación para “despertar” y escapar de la repetición de los errores del pasado.

Una técnica para logra esto es la vacunación contra el estrés. Como una vacuna que inyecta una pequeña dosis de un virus para estimular las defensa del cuerpo y proteger contra la enfermedad que causa el virus, la vacunación contra el estrés nos expone a dosis moderadas de una situación que supone un reto, permitiéndonos movilizar nuestras mejores fuerzas y estrategias de afrontamiento cuando llegan los verdaderos retos.

En la práctica, esto equivale a evitar el penasmiento positivo al colocar una transacción por primera vez. Casi inmediatamente después de colocar una orden en un mercado sobrecalentado, la idea es que cambiemos de marcha, y nos tomemos un tiempo de receso, nos pongamos en un estado muy enfocado y relajado mediane una respiración profunda y rítmica y una postura corporal muy quieta. En ese estado, visualizaremos a continuación todas las maneras en que esa transacción puede no funcionar. Esto ayuda a pensar en cada transacción como una hipótesis: nos convertimos en un científico que defiende la hipótesis de que el mercado seguirá cierta dirección, en una medida particular y dentro de un periodo de tiempo dado. Enmarcar nuestra transacción de esta manera permite contemplar todas las maneras en que nuestra hipótesis puede resultar refutada.

Una variante divertida de este ejercicio es hablar en voz alta o visualizar errores pasados que hemos cometido cuando nuestra hipótesis ha sido refutada. Nos podemos visualizar haciéndolo nuevamente, mientras nos reímos de nosotros mismos o sonrreimos y meneamos la cabeza. Es muy difícil identificarse con un patrón si se convierte en un blanco humorístico. Reírse de uno mismo es una potente estrategia para lograr una mejor perspectiva sobre uno mismo. Al pensar en resultado desfavorables en los mercados, pensemos en todas las cosas que podríamos hacer para realmente echarlo todo a perder y luego ridiculicémoslas antes de poderlas lleva a cabo.

El cambio ocurre  cuando se experimenta un patrón viejo y destructivo en tiempo real, se desarrolla capacidad de atención y observación sobre lo que está ocurriendo, se pasa a un modo diferente, y se intenta algo distinto.

 CONCLUSION

Como el trading tiene un ritmo tan rápido y es tan emocional, es un medio perfecto para que se activen nuestros patrones emocionales repetitivos. Una vez que se activan estos patrones, sólo una sacudida emocional importante nos puede ayudar a evitar repetir soluciones pasadas que ya no son útiles.

Los traders pueden pueden generar sus propios cambios mediante ejercicios emocionales, como la desensibilización, la vacunación y la investigación y estudio que cuestionen sus perspectiva sobre los mercados.

En el caso de los traders menos experimentados, parece ser especialmente importante la necesidad de recurrir a estas estrategias de rompimiento de patrones que se expresan en el trading.

Estudios realizados muestran que existe una seria posibilidad de que los traders experimentados logren, al menos en parte, su experiencia y éxito al desarrollar estrategias de reducción de la agitación psicológica frente a circunstancias del mercado que supongan un reto o desafío. Su experiencia previa, junto con muchas horas de investigación, pueden funcionar como una vacunación contra el estrés, retándoles sensibilidad frente a acontecimientos que pueden llegar a poner muy nerviosos a los novatos.

Además, estos estudios sugieren que no es necesario que suframos desórdenes conductuales y emocionales diagnosticables para que nuestros patrones saboteen el buen trading. Las maneras normales y naturales de procesar la información son suficientes para interferir con el buen trading. Un buen ejemplo es la aversión al riesgo puesta de manifiesto por Tversky y Kahnemann comentada en capítulos anteriores.

Son escasas las personas que pueden convencerse de algo de manera lo suficientemente sólida como para actuar en base a ello y, sin embargo, mantenerse lo suficientemente flexibles como para revertir este convencimiento en caso de evidencias objetivas. La simple naturaleza humana, y no necesariamente los desórdenes emocionales, juegan en contra, haciendo que uno interprete el mundo a través del cristal de sus creencias y convicciones. Los traders de éxito lo son contra su propia naturaleza humana, dando naturalidad a maneras no naturales de procesar la información.

Los mercados aceleran la evolución, seleccionando la capacidad de sostener un propósito. El trader ganador cultiva su capacidad de mantenerse enfocado y disciplinado, incluso de cara a una violenta actividad de los mercados. De manera muy similar a los culturistas que van al gimnasio a desarrollar sus cuerpos, los traders pueden utilizar los mercados como sesiones de ejercicios para ampliar sus capacidades de acción intencional. Esto hace del trading uno de los mejores divanes de terapia.

PSICOLOGIA DEL TRADING (1). Dr. Brett N. Steenberger

   Otro libro esencial de psicotrading. El primer libro del Dr. Brett N. Steemberger, psicoterapetua y trader, nos explica las principales psicopatologías del trader, y nos da las fórmulas para solucionarlas: el trading desde el diván. Resumen de sus principales ideas para abrir boca a la lectura del libro, donde los abundantes ejemplos hacen que la profundización en los temas quede a años luz de estos resúmenes. http://www.mcapitaleditorial.com/bolsa-intradia-a/0006/ficha/Psicolog%C3%ADa-del-trading.-Herramientas-y-t%C3%A9cnicas-para-abordar-los-mercados.html

Los participantes que tienen éxito en el mercado intentan detectar sus puntos débiles y aprender cuando fracasan. Los que fracasan evitan sus imperfecciones y, en consecuencia, no aprenden de ellas.

 En su mayoría, la gente puede tolerar bien una pérdida, ya sea en los mercados o en la vida. Algo que nos afecta mucho más es la pérdida de la esperanza. Cuando un trader pierde buena parte de su capital en una transacción frustrada, lo que le deprime no es tanto el golpe en términos de dinero, sino más bien la pérdida de esperanza de que alguna vez pueda recuperarse. La pérdida de su horizonte de éxito.

 En las iniciativas de las personas están invertidas sus esperanzas. ¿Qué ocurre cuando estos ideales se ven amenazados, cuado se destruyen estas esperanzas y visiones? La depresión, que no es más que la supresión de la motivación.

 El trader deprimido ha perdido no sólo dinero, sino también la esperanza. El trader mecánico sigue adelante precisamente porque las pérdidas forman parte de su sistema. Si no se cuenta con mecanismos para prever o manejar las pérdidas, el trader que está deprimido pierde fe en el futuro y toda motivación para seguir adelante.

 Un tema recurrente en psicología, y especialmente en psicología del trading, es que los problemas son soluciones que se han perpetuado más allá de su utilidad.

 No puede existir una voluntad libre y autónoma si la persona está encerrada en patrones desarrollados para retos del pasado.

 Lo primero es conocer lo que sientes y usar esa información para ir en dirección opuesta. Los traders y terapeutas exitosos aprenden a hacer lo que no les resulta natural.

 En terapia breve, el enfoque orientado a las soluciones se basa en una lección muy simple: la solución a los problemas se puede encontrar en lo que la gente hace cuando esos problemas no están sucediendo.

 En el caso de muchos traders, el punto central no es que tengan problemas, sino que están absorbidos por ellos, y eso les impide apreciar lo que están haciendo correctamente y les impide abrir los ojos a soluciones que ya están en vías de desarrollo.

 EL INVENTARIO DE TRADING SIN TEMOR.

 Los miembros de Alcohólicos Anónimos llevan a cabo un “inventario moral sin temor”.

 El trader debe hacer lo mismo, revisar sus transacciones una tras otra, las ganadoras y las perdedoras,  y buscar los patrones ¿Qué tienen en común mis transacciones ganadoras? ¿Cuáles son los elementos que se repiten en las transacciones que me hacen perder dinero?

 En el caso de Steenbarger detectó los siguientes patrones cuando lo hizo:

  • No era consistente en el tamaño de las posiciones. Es posible tener un respetable promedio de operaciones ganadoras y aun así perder dinero si el tamaño de las transacciones perdedoras con respecto a las ganadoras es muy desproporcionado.
  • No era consistente en su preparación. La característica más destacable que diferenciaba las transacciones ganadoras de las perdedoras era su estado mental durante las mismas. Y este era el adecuado cuando estaba sumergido en el mercado y su investigación. En esos casos las operaciones ganadoras venían a él. Las transacciones perdedoras eran aquellas que intentaba imponerse al mercado.
  • No era consistente en su ejecución. Siendo trader de corto plazo dejaba que las transacciones perdedoras se convirtieran en operaciones a medio y largo plazo.
  • No era consistente en su perspectiva. Perdía la perspectiva de la tendencia del mercado por centrase demasiado en la evolución, tick a tick de sus posiciones.
  • No era consistente en sus salidas. Dedicaba mucho más tiempo a decidir cuando debía entrar en el mercado que no en decidir cuando debía salir. La ausencia de una estrategia de salida explícita para cada escenario probable le dejaba sin timón. Tendía a tener una excesiva aversión al riesgo y a cerrar las operaciones recogiendo beneficios antes de tiempo.

 

En resumen, el inventario podía condensarse en una sola palabra: la falta de consistencia.

 UN INVENTARIO DE SOLUCIONES.

 En el fondo, el problema no era el trading en sí. Era algo más básico: la dificultad para sostener una actividad intencional de cualquier tipo que exigiera un esfuerzo sistemático.

 Como se ha dicho, a veces ayuda el que los terapeutas no se centren exclusivamente en los problemas que les presentan sus clientes y que, en lugar de ello, busquen excepciones a los mismos.

 El enfoque orientado a las soluciones funciona porque utiliza las fortalezas actuales de una persona como una palanca, haciendo que los pesados patrones problemáticos sean más fáciles de levantar. Una vez que las personas pueden hacer que su pensamiento pase de estar enfocado en los problemas a estarlo en las soluciones, pueden identificar lo que ya están haciendo para adaptarse, y hacerlo más conscientemente.

 No nos vamos a convertir en mejores trader mediante la imitación de un gurú de los mercados; lo haremos si identificamos las ocasiones en que estamos haciendo un buen trading y luego modelamos nuestra forma de actuar futura según ellas.

 Cuando aprendemos a hacer trading desde el diván, nos convertimos en más del trader que ya somos en nuestros mejores momentos. En un sentido muy real, todo trader que ha hecho sus tareas tiene al menos dos identidades: la que es capaz de ejecutar bien su estrategia, y la que está llena de impulsos, temores y conflictos internos que terminan perjudicándole. Es interesante que, cuando los traders frustrados buscan ayuda en psicología, están más en contacto con sus patrones destructivos que con sus habilidades. La parte de un inventario del trading sin temor que termina resultando más útil es el reconocimiento de primera mano de que incluso en medio del fracaso, uno ya contiene las semillas del éxito.

 Cuando se están poniendo en práctica excepciones a los patrones problemáticos es el momento en que es más importante estar atentos y conscientes. Si se está teniendo una serie de éxitos, hay buenas probabilidades de que se esté haciendo algo bien. Los traders psicológicamente bien preparados crean modelos de sí mismos en sus mejores momentos y luego se esfuerzan en ser consistentes por llevarlos a la práctica de manera constante.

 En el desarrollo diario del trading, uno puede crear una potente relación entre el estado corporal y el estado mental. Adoptar un estado físico adecuado es una de las maneras más rápidas de lograr una disposición mental ganadora.

 Podemos lograr resultados particularmente potentes si desarrollamos rituales a partir de los patrones que observamos en nuestras transacciones más exitosas y evitamos los patrones relacionados con los fracasos en el trading.

 Algunos rituales de “solución”:

  • Tomarse descansos del trading. El cambio de rutina nos permite volver al trading con una perspectiva fresca y renovada, y percibir patrones que de lo contrario no habrían sobresalido.
  • Plantearse escenarios hipotéticos, y ensayar mentalmente nuestra operativa ante dichos escenarios.
  • Tomarse las cosas con aire relajado y calmado. Muchos traders exitosos aprenden a estar relajados a la hora de hacer trading, del mismo modo que los boxeadores u otros deportistas hacen antes y durante sus competiciones: con música que eleva el ánimo, bromas con amigos y precalentamientos antes del juego.
  • Lograr una actitud de desapego. Para los traders, un escenario muy peligroso es cuando necesitan que los resultados del trading apuntalen su autoestima. En este sentido, un valioso modelo de psicología del trading es el siguiente: haz pocas cosas, y hazlas a menudo y de la misma manera. La confianza no es resultado del pensamiento positivo: es resultado de la capacidad de enfrentar la derrota con ecuanimidad y evitar el apego a los resultados del mercado.
  • Crea símbolos. Un símbolo es un objeto que adquiere significado a través de su asociación con algo importante.

 La psicología del trading nos desafía a cambiar el foco del problema y examinar lo que hacemos cuando no estamos realizando transacciones que terminan teniendo malos resultados.

 CONCLUSION

 El primer paso para transformarse como trader es llevar a cabo el inventario más valiente y honesto que le sea posible evaluando cada derrota y victoria, sin excepciones. Examinar nuestros patrones ¿Qué estaba haciendo mal en las transacciones que no tuvieron éxito? ¿Qué funcionó en aquellas que resultaron bien? Cada uno de estos patrones tiene un propósito: enseñarnos algo sobre nuestro trading, algo sobre nosotros mismos.

 Para hacer este inventario sin temor, será necesario llevar un completo cuaderno  de anotaciones diarias que pueda revisarse a final de cada semana. Debe incluir las transacciones realizadas, las razones para ejecutarlas, los objetivos de beneficio, los parámetros de stop-loss, la disposición mental durante las transacciones y los resultados de las mismas. Cada semana debemos calificarnos sobre lo bien o no tan bien que aplicamos los planes de trading, y cada semana se debe hacer una revisión de lo que funcionó y lo que no. El objetivo es crear un ciclo de retroalimentación de mejoras continuas para la calidad de nuestro trading.

 El énfasis debe estar no en los resultados, sino en si se cumplieron las tareas que nos habíamos propuesto y si se siguieron los planes de trading. Y ello porque no podemos prever ni controlar si en la próxima transacción ganaremos o perderemos. Sólo podemos inclinar las probabilidad a nuestro favor mediante una sólida investigación, formular planes que hagan uso de ella, y colocar suficientes transacciones como para que las probabilidades se inclinen a nuestro favor con el tiempo. Así pues, nuestro objetivo no es hacer dinero, sino seguir con coherencia y constancia nuestros planes de trading.

 Encontremos las excepciones a nuestros patrones problemáticos, es decir, las veces en que hacemos cosas que nos acercan a nuestras metas. Luego convirtamos estas excepciones en soluciones, haciéndolas más a menudo. Ese es el enfoque orientado a las soluciones. Los traders podrán mejorar en su actividad apoyándose en sus éxitos, convirtiéndose en más de lo que ya son en sus mejores momentos.

TRADING EN LA ZONA (5). La característica más fundamental del mercado. Mark Douglas

 El imprescindible libro de Mark Douglas “TRADING EN LA ZONA” http://www.valor-editions.es/TRADING-EN-LA-ZONA.htm es una lectura obligada de todo trader que quiera conseguir cierta madurez y durabilidad en los mercados. Por ello me gustaría resumir la esencia de sus enseñanzas en varias entradas. Este resumen no sustituye la lectura del texto completo del libro, ya que su magnífico estilo, ameno y directo, aclara y da una mayor profundidad a las brillantes ideas de Douglas. Estas notas de resumen no son sino una recopilación para uso personal y recordatorio abreviado de las ideas principales del autor.

LA CARACTERISTICA MAS FUNDAMENTAL DEL MERCADO.

El mercado puede expresarse en un número infinito de formas.

El mercado puede virtualmente hacer cualquier cosa en cualquier instante.

Desde nuestro punto de vista de observadores del mercado puede ocurrir cualquier cosa y basta con un solo trader para que ocurra. Es la dura y fría realidad del trading, que solo los mejores trades comprenden y aceptan sin conflicto interno. ¿Cómo puedo saberlo? Porque solo los mejores traders predefinen constantemente sus riesgos antes de abrir una posición:

  •  Solo los mejores traders cortan sus perdidas sin reservas ni dudas cuando el mercado les indica que la operación no funciona.
  •  Y solo los mejores traders tienen un método estructurado y sistemático de gestión del dinero para recoger beneficios cuando el mercado va en la buena dirección.

El trader típico no define previamente su riesgo, no corta sus pérdidas o no recoge sistemáticamente sus beneficios porque no lo cree necesario. La única razón por la que cree que no es necesarios, es porque cree saber ya lo que va a ocurrir, fiándose de lo que percibe en cada momento. Si ya lo sabe, entonces no tiene realmente ninguna razón para aplicar esos principios. Creer, suponer o pensar “que se sabe” será la causa de virtualmente todos los errores de trading que es posible cometer.

Nuestras convicciones en relación a la verdad y a la realidad son fuerzas interiores muy poderosas. Ellas controlan los aspectos de nuestra interacción con los mercados yendo desde nuestras percepciones, interpretaciones, decisiones, acciones y expectativas hasta nuestras apreciaciones de los resultados.

El trader típico no ve que la creencia más eficaz y pragmática que puede adquirir es: “puede ocurrir cualquier cosa”.

Si el trader no posee esta convicción intentará eludir y bloquerá o racionalizar automáticamente e inconscientemente toda información que indique que el mercado puede hacer algo que él no haya tenido en cuenta. Pero si está convencido de que puede ocurrir cualquier cosa, entonces no tiene nada que evitar. Puesto que “cualquier cosa” incluye todas las posibilidades, esta certidumbre actuará como una fuerza de expansión sobre su percepción del mercado y le permitirá percibir informaciones que de otro modo le hubieran resultado invisibles.

TRADING EN LA ZONA (4). El punto de vista del mercado. El principio de incertidumbre. Mark Doguglas.

El imprescindible libro de Mark Douglas “TRADING EN LA ZONA” http://www.valor-editions.es/TRADING-EN-LA-ZONA.htm es una lectura obligada de todo trader que quiera conseguir cierta madurez y durabilidad en los mercados. Por ello me gustaría resumir la esencia de sus enseñanzas en varias entradas. Este resumen no sustituye la lectura del texto completo del libro, ya que su magnífico estilo, ameno y directo, aclara y da una mayor profundidad a las brillantes ideas de Douglas. Estas notas de resumen no son sino una recopilación para uso personal y recordatorio abreviado de las ideas principales del autor.

EL PUNTO DE VISTA DEL MERCADO.EL PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE.

El secreto del trading radica en:

1)    Operar sin miedo o exceso de confianza.

2)    Percibir lo que ofrece el mercado.

3)     Permanecer concentrado en el flujo de oportunidades del instante presente.

4)    Entrar espontáneamente en la zona; esto es, la fe absoluta y virtualmente inexpugnable en un resultado incierto además de contar con una ventaja a nuestro favor.

En los mejores traders, su fe en la incertidumbre es tan poderosa que les impide asociar las circunstancias y la situación del instante presente con los resultados de sus últimas operaciones.

“Estar preparado” es un estado que nos permite comprender que el cuadro a partir del cual percibimos la información es limitado en relación a lo que se está ofreciendo. Nosotros no percibimos automáticamente las oportunidades que se presentan en un instante dado. Esta ceguera es omnipresente en el trading.

Una perspectiva en la cual uno está abierto a ese intercambio toma en consideración tanto lo conocido como lo desconocido. Al mantenerse preprarado, usted sabe que su ventaja inclina las probabilidades de su parte, pero, al mismo tiempo, acepta completamente el hecho de que no conoce el resultado de cada una de las operaciones. Estando preparado, usted se abre conscientemente a lo que va a pasar, en vez de abandonarse a un proceso intelectual automático que le haga pensar que ya lo sabe.

Estar en la zona significa estar en fase con el mercado. En consecuencia, usted siente lo que el mercado va a hacer, como si no hubiera ninguna separación entre usted mismo y la conciencia colectiva de todos los que intervienen en el mercado.

Sin embargo, no es una tarea fácil. Hay dos obstáculos psicológicos fundamentales. El primero es permanecer concentrado en el flujo de oportunidades del instante presente.

El segundo está relacionado con el reparto de trabajo de los dos hemisferios cerebrales.

Para actuar de una manera inteligente tenemos necesidad de convicción y lúcida determinación para que nuestra mente y nuestros sentidos permanezcan concentrados sobre el objetivo a alcanzar. Si la motivación profunda de nuestras acciones es creativa en sí y nuestro cerebro racional no ha sido formado correctamente para confiar en esta creatividad, este, en un momento dado del tratamiento de la información, estará sumergido en pensamientos conflictivos y contradictorios.

La primera etapa para colocarse en armonía con el mercado consiste en comprender y aceptar completamente las realidades psicológicas del trading.

La mayoría de gene que se lanza a hacer trading piensa que un trader equivale a un buen analista del mercado pero eso no puede estar más alejado de la verdad.  Un buen análisis del mercado puede ciertamente contribuir al éxito de cada uno y jugar un papel activo, pero no merece la atención e importancia  que la mayoría de traders le atribuye equivocadamente.

Los trader ignoran frecuentemente el hecho de que necesitan adaptarse para conseguir el éxito de manera regular por dos razones:

1)    La primera es que no hay en absoluto necesidad de ninguna habilidad técnica para realizar una operación ganadora. Hay más a ganar en el hecho de ser regular que en tener la capacidad de realizar una operación ganadora de vez en cuando.

2)    La segunda razón es que no hay necesidad de desplazarse para operar, y ello nos lleva a pensar o tener la impresión de que el trading no va a necesitar ninguna adaptación particular de nuestra manera de pensar.

Tener conciencia de estos principios no implica neceariamente que los aceptemos o creamos en ellos.

TRADING EN LA ZONA (3). CORREGIR LOS ERRORES DE NUESTRO SOFTWARE MENTAL. MARK DOUGLAS

El imprescindible libro de Mark Douglas «TRADING EN LA ZONA» http://www.valor-editions.es/TRADING-EN-LA-ZONA.htm es una lectura obligada de todo trader que quiera conseguir cierta madurez y durabilidad en los mercados. Por ello me gustaría resumir la esencia de sus enseñanzas en varias entradas. Este resumen no sustituye la lectura del texto completo del libro, ya que su magnífico estilo, ameno y directo, aclara y da una mayor profundidad a las brillantes ideas de Douglas. Estas notas de resumen no son sino una recopilación para uso personal y recordatorio abreviado de las ideas principales del autor.

CORREGIR LOS ERRORES DE NUESTRO SOFTWARE MENTAL.

Todo lo que vemos, oímos, gustamos, sentimos o experimentamos por medio de nuestros sentidos se transforma en impulsos de energía eléctrica y se almacenan en nuestro cerebro para memorizar y/o referenciar la naturaleza de las cosas existentes.

Esto tiene profundas implicaciones.

Hay una relación causa-efecto entre nosotros y todas las cosas que nos rodean. En consecuencia, nuestros encuentros con las fuerzas externas crean lo que podríamos llamar “estructuras de energía” en nuestra mente: recuerdos, referencias y creencias. Todas ellas existen en nuestras cabezas bajo la forma de energía estructurada.

Si tenemos encuenta que  los recuerdos, las referencias y las creencias que hemos adquirido como consecuencia de nuestras confrontaciones con el entorno representan lo que hemos aprendido de este entorno y de su funcionamiento; si estos recuerdos, estas referencias y estas creencias existen en nuestras cabezas bajo la forma de energía; y si la energía no ocupa ningún espacio, entonces podríamos decir que tenemos una capacidad ilimitada para aprender.

Sin embargo, hemos de cuidarnos de no equiparar capacidad de memoria y capacidad de aprendizaje.

Todo lo que es energía tiene el potencial de actuar como una fuerza que expresa su forma y esto es exactamente lo que hacen nuestros recuerdos, nuestras referencias y nuestras creencias.  Actúan como una fuerza interior sobre nuestros sentidos, expresando su forma y su contenido, y, al hacerlo, tienen un efecto profundamente limitativo sobre las informaciones que percibimos en todo momento, haciendo literalmente invisibles la mayoría de las informaciones que están disponibles desde el punto de vista del entorno y las posibilidades inherentes a estas informaciones, pero no coinciden o se adecuan a nuestros recuerdos, referencias y creencias. Nuestra energía interna limitará y bloqueará nuestra toma de conciencia de la mayoría de estas informaciones utilizando el mismo mecanismo sensorial que el entorno utiliza.

La mayoría de nosotros no tenemos la menor idea del número de oportunidades invisibles, a las que nos vemos confrontados continuamente, inherentes a las informaciones a las cuales estamos expuestos. La mayor parte de las veces, no aprendemos nunca nada sobre esas oportunidades y, en consecuencia, permanecen invisibles. Para aprender algo debemos vivir esa experiencia de una u otra manera.

La gente solo ve lo que ha aprendido a ver, y el resto es invisible para ellos mientras no aprendan a neutralizar la energía que bloquea su conocimiento sobre lo que ignoran y les queda por descubrir.

El dato sensorial memorizado no es tan importante como el tipo de energía que el dato sensorial representa. Tenemos dos tipos de energía metal:

  • La energía positiva, que llamamos amor, confianza, felicidad, alegría, satisfacción, etc.
  • La energía negativa, representada por el miedo, el terror, la insatisfacción, la traición, el arrepentimiento, etc.

Nuestras mentes tienen una característica inherente que nos permite asociar y relacionar todo lo que existe alrededor de nosotros y que es idéntico en cualidades, en características, en propiedades o en particularidades a todas las cosas que existen ya en nuestra cabeza, que ya tenemos memorizadas y a las que sabemos identificar.

Esa tendencia natural que tienen nuestras mentes a hacer asociaciones es una función mental inconsciente y automática. Es simplemente una función natural de la manera en que tratamos la información.

Hay energía estructurada alrededor nuestro y energía estructurada en nuestro interior. Nuestras mentes asocian y relacionan automática e instantáneamente las informaciones que tienen características, propiedades y particularidades similares. No se conoce el mecanismo mental que determina el máximo o el mínimo de similitud necesaria para que nuestras mentes asocien y relacionen dos series de informaciones. Supongo que hay un margen de tolerancia para la similitud o diferencia y que cada uno de nosotros tiene una capacidad única en algún lugar de ese rango.

Si la energía estructurada externa es similar o semejante en la medida necesaria con la energía estructurada interna, nuestra mente establecerá una relación entre ellas. Esta relación provocará entonces la liberación en el cuerpo de la energía negativa o positiva que tengamos almacenada en la memoria. Lo que ocurre a continuación es lo que los psicólogos llaman una proyección.

En tanto que traders, uno de nuestros objetivos fundamentales consiste en percibir las oportunidades disponibles, y no la amenaza del dolor. Para aprender a permanecer concentrado en las oportunidades tenemos que conocer y comprender en términos precisos la fuente de la amenaza. Esta no es el mercado. El mercado genera información sobre su potencial de evolución desde un punto de vista neutro. Al mismo tiempo, nos pone a nosotros, los observadores, de cara a un flujo interrumpido de oportunidades para actuar por iniciativa propia. Si lo que percibimos en un momento preciso nos da miedo, debemos plantearnos la pregunta: ¿la información es amenazadora por naturaleza, u ocurre que estamos sufriendo los efectos de nuestro propio estado de ánimo como un efecto reflejo?

Si podemos aceptar el hecho de que el mercado no genera información cargada positiva o negativamente como una característica inherente a la amanera en que se expresa, entonces la única posibilidad para que una información sea evaluada de manera positiva o negativa se encuentra en nuestra cabeza y depende de la manera en que la información es procesada. En otras palabras, el mercado no hace que nos concentremos sobre el fracaso o el dolor, ni sobre el éxito y el placer.

Nuestras mentes asocian constantemente lo que nos rodea (la información) a lo que ya está presente en nuestras cabeza (lo que sabemos), dando la impresión de que las circunstancias exteriores y el recuerdo, la referencia o la certidumbre a las cuales esas circunstancias están asociadas son exactamente las mismas.

Comprender, tomar conciencia y luego aprender a impedir que nuestra tendencia natural haga asociaciones, constituye el elemento más importante para alcanzar la regularidad. Para desarrollar y mantener un estado de la mente que perciba el flujo de las oportunidades del mercado, sin temer el dolor  o los problemas procedentes de un exceso de confianza, va a ser necesario que mantengamos constantemente el control del proceso de asociación.