¿Se puede invertir directamente en lingotes de oro? ¿Y en plata? J.L.Carpatos.

¿Se puede invertir directamente en lingotes de oro? ¿Y en plata?

Mientras la mayoría de casas se centraban en lanzar fondos de gobierno de corta duración, Julius Baer, tenía como objetivo buscar la máxima seguridad a la hora de proteger el capital y hacer extensible a los inversores las ventajas de la banca tradicional suiza haciendo accesible tanto la inversón como el reembolso de lingotes de oro físico, dado el carácter de activo refugio del mismo.

El fondo cotizado, JB PHYSICAL GOLD FUND, cuyo isin es CH0044781174 y el Swiss Security ID es el 4478117, funciona exactamente igual que cualquier otra acción del mercado busátil suizo (al estar cotizado el en SIX Swiss Exchange) y estár regulado por el supervisor suizo, la Swiss Financial Market Supervisory Authority.

 Julius Baer invierte las entradas de capital de los inversores directamente en lingotes físicos de 400 onzas y no en futuros u otros derivados sobre oro. Ese oro se guarda directamente en la camara de seguridad que Julius Baer tiene en la ciuidad de Olten y, con cierto tiempo para organizarlo, es un lugar visitable para total tranquilidad de los inversores. Los lingotes están separados del balance del banco, pertenecen directamente a los inversores para garantizar así la máxima seguridad y se permite el reembolso del lingote físico en lugar del dinero (siempre y cuando el importe mínimo de la retirada de efectivo alcance el precio de una barra).

Las Perlas de Kike, Kike Vázquez Los tejemanejes de JP Morgan en el mercado de la plata

Todo parece indicar que el mercado de derivados, con un volumen superior a los 600 billones, está dominado por las grandes entidades financieras del mundo. Se citaban a JP Morgan, Goldman Sachs o Morgan Stanley como los principales en un artículo del NY Times, pero también eran responsables Deutsche Bank, UBS, Credit Suisse, Barclays, Bank of America y Citigroup. Lejos de ser algo normal por su tamaño estamos ante una especie de cártel que lejos de competir pacta para eliminar a la competencia.

Dicho así puede parecer muy etéreo, pero las implicaciones son cuantiosas. Si en mi entrada mencionaba los CDS a propósito de una nueva denuncia a Goldman Sachs, hoy mencionaré los sospechosos sucesos ocurridos en el mercado de la plata fruto de los tejemanejes de otra gran entidad.

 Todo comienza en agosto de 2008 cuando se publica en el Bank Participation Report que alguien está muy muy corto en plata. En concreto 33.805 posiciones cortas en futuros, unas 170 millones de onzas, un 25% de la producción mundial. Algo histórico. Al conocerse, el precio del metal cayó un 50% en futuras fechas (por si alguien se preguntaba si los derivados influían en la «vida real»).

 ¿Quién era esta posición que hizo temblar el mercado? Pues bien, no siendo confirmado se dice que fue la fusión de Bear Stearns con JP Morgan tras la “casi quiebra” del primero en marzo de 2008. Ambos bancos eran actores importantes y al juntarse sus carteras saltaron las alarmas.

 Según se puede leer por internet la CFTC dijo lo siguiente:

 “In effect the increase [in the short position] reflected a one time acquisition of positions that were acquired through a merger in the industry, and not new trading by a bank. Thus, the assertion that there was new activity undertaken by the banks that led to a fall in silver prices is not correct since the “new” activity reflected in the CFTC report was in essence positions that had already existed in the market prior to July 1st.”

 Vaya, vaya, una fusión de tal calibre ¿quién será? La cuestión es que este hecho hizo que la atención empezase a fijarse tanto en la plata como en JP Morgan, y la CFTC en sucesivas fechas empezó a decir que estaba analizando el mercado en busca de “manipulación”. Esto se repitió varias veces como cuando propusieron herramientas para evitarla, siempre sin decir nombres. Por fin en mayo de 2010, y paralelamente a estas indagaciones de la agencia de futuros, se inicia una acusación de carácter criminal contra JP Morgan por parte de las autoridades federales, acusando al banco de actuaciones que adulteran el precio de la plata en su beneficio. Sin embargo hasta el momento sin resultados.

 La situación empezaba a ser notoria y la voz empezó a correrse. Un buen ejemplo es Max Keiser, quien popularizó la campaña “Crash JP Morgan, buy silver”, afirmando que si los inversores compraban plata en masa JP Morgan tendría que provisionar tanto por sus posiciones cortas que quebraría. Pero además de estas “simpáticas” iniciativas también empezaron a firmarse denuncias acusadoras de particulares, les presento la más llamativa aunque hay más.

 Eric Nalven denunció en los juzgados de Estados Unidos que JP Morgan junto con HSBC manipulaban el mercado de la plata con opciones y futuros en el COMEX. Citan los datos de agosto de 2008 en su denuncia:

 «The market for Comex silver futures and options contracts is highly concentrated, with very few large banks controlling a large number of futures and options contracts,» the suit states. «As an example, in August 2008, defendants JP Morgan and HSBC controlled over 85pc of the commercial net short positions in Comex silver futures contracts and 25pc of all open interest short positions,» it added.

 Pero lejos de parecer solo impresiones habría un ex trader de Goldman Sachs como informador confirmando los hechos. Es más, en noviembre de 2010 Bart Chilton, de CFTC, afirmó que el 40% del mercado de la plata estaba en las mismas manos, saltando nuevamente las alarmas (si alguna vez se habían ido). Además concluyó que había “influencias fraudulentas” que trataban de alterar el mercado, “la manipulación debe ser perseguida” dijo. No parece difícil imaginar a quien se refiere.

 Por si todos estos datos pudiesen parecer pocos la mayor sorpresa saltó cuando JP Morgan publicó que estaba reduciendo sus posiciones “para evitar la controversia”. Aunque lo hacen, según dicen al Financial Times, por propia voluntad ya que nadie les se lo ha pedido. Parece que el banco estadounidense se da por aludido y prefiere cambiar de sitio porque sus actos ya mosquean demasiado (se dice que ahora les gusta el cobre).

 No obstante seguramente estemos ante una anécdota dentro de los más de 600 billones de derivados que hay por el mundo. Aquí por casualidad existen datos y gente dispuesta a usarlos para evitar la manipulación, ¿pero qué ocurre en el resto del mercado? Seguramente existan actuaciones similares muy beneficiosas todos los días sin que nadie haga nada. ¿Se pedirán algún día con tanto ahínco reformas en las finanzas como las que se piden para la clase media?

Fuente. http://www.cotizalia.com/perlas-kike-vazquez/tejemanejes-morgan-plata-20101215-4570.html

Las Perlas de Kike, Kike Vázquez Gente de carne y hueso haciendo “el trabajo de Dios”, otra vez

Dijo el hombre: sea la deuda; y fue la deuda. Y vio el hombre que la deuda era buena; y separó el hombre la deuda de lo tangible. Y llamó el hombre a la deuda sistema monetario y a lo real economía productiva.

El problema fue que el hombre se equivocó, la deuda no era buena. El problema fue que abusó y nunca más quiso mirar atrás por no saber admitir su error. El problema es que seguramente hayamos avanzado tanto que difícil será la solución. Mientras los apóstoles del apalancamiento siguen ganando adeptos predicando, “tú también puedes tener rentabilidades como nosotros, acércate”. Y por cada persona limpia de pecado que ve la realidad, diez caen en los tentáculos de los falsos profetas en busca del becerro de oro.

Hemos hablado del mercado de la plata, de los CDS… nimiedades. La manipulación es cada día mayor, en más ámbitos y menos sutil. Mencionaba en el último artículo al respecto que a JP Morgan “le gustaba el cobre”. Vean los últimos datos:

The latest example is in the copper market, where a single trader has reported it owns 80%-90% of the copper sitting in London Metal Exchange warehouses, equal to about half of the world’s exchange-registered copper stockpile and worth about $3 billion.

 Parece que algún misterioso trader, viendo que JP Morgan solo controlaba un 40% del mercado de la plata, ha decidido competir por ser el jefe de la manipulación pero en el cobre. Solo así se explica que llegue a controlar, nada más y nada menos, que un 90% del mercado en el London Metal Exchange, la mitad de las existencias bursátiles mundiales.

¿Quién es este misterioso trader? No se conoce fehacientemente, pero teniendo en cuenta que a principios de mes se descubrió que JP Morgan había comprado sobre el 50% del cobre total del LME no parece difícil imaginárselo. ¡Sí, él mismo!

 ¿Antes dije competencia? Vaya, se me olvidaba el artículo del NY Times en donde describían a un cártel y no un mercado como los que le gustaban a Adam Smith. A veces me despisto. Pero no se conmocionen todavía por favor, porque los seguidores del becerro de oro han realizado un trabajo mucho mayor y mucho menos mediático. En palabras del WSJ: Single traders also own large holdings of other metals. One trader holds as much as 90% of the exchange’s aluminum stocks. In the nickel, zinc and aluminum alloy markets, single traders own between 50% and 80% of those metals, and one firm has 40%-50% of the LME’s tin stockpiles.

 Es normal que el CEO de Goldman Sachs describiese el trabajo de la banca de inversión como “el trabajo de Dios”. Es una gran descripción teniendo en cuenta que dominan el mercado de derivados y con ello, como ven, el mercado del cobre, del aluminio, níquel, zinc, estaño… Decidir el precio de las cosas, y por tanto quien puede consumirlo y quien no, se acerca bastante a lo que podríamos definir como “el trabajo de Dios”. Además crean dinero de la nada con su reserva fraccionaria, transformándolo en derivados por medio de la deuda apalancada. Definitivamente tiene un aire.

 ¿Recuerdan además la gran posición corta que JP Morgan tenía en los futuros de plata? En teoría la estaban deshaciendo, eso afirmaron al FT. Hay escépticos al respecto, lo cual no me extraña, vean: Casualmente a la vez que los bancos estadounidenses deshacían posiciones cortas  algún banco foráneo debió creer conveniente cubrir su hueco ya que la exposición de éstos tanto en la plata como en el oro crece de forma más o menos equivalente a como se reduce la de JP Morgan. Todo bastante curioso. ¿HSBC, paraísos fiscales? Quién sabe.

Cambiando un poco de tercio, ayer se nacionalizó a AIB. “¡Pero si el gobierno irlandés no tiene casi dinero!” pensarán. Cierto, pero ¿recuerdan esto? Se han inyectado 3.700 millones con cargo al fondo de reserva de las pensiones.

 Por otra parte en Prichard, una ciudad de Alabama, han dejado de ingresar la paga a los jubilados. Sí como lo oyen, se ha acabado el dinero y se ha dejado de pagar aunque la ley dice lo contrario. Y ya hay quien afirma: “Prichard is the future,” said Michael Aguirre, the former San Diego city attorney, who has called for San Diego to declare bankruptcy and restructure its own outsize pension obligations. “We’re all on the same conveyor belt. Prichard is just a little further down the road.” Prichard es el futuro, estamos todos en el mismo camino. Eso dicen al NY Times por tierras americanas.

¿Será ese el futuro, no solo de algunos municipios de EEUU, sino también de esta “nueva religión” del apalancamiento?

Fuente. http://www.cotizalia.com/perlas-kike-vazquez/gente-carne-hueso-haciendo-trabajo-20101224-4620.html

LA FED APUNTALA EL SP500 Y DOBLA SU COTIZACION EN TIEMPO RECORD

Y el show debe continuar. Los mercados continúan subiendo, desafiando a la gravedad, arañando puntos al alza en cada nueva sesión y cumpliendo con los designios de las autoridades -apuntalar los mercados financieros para conseguir una recuperación económica-. Expertos y autoridades usan este verbo, apuntalar, otorgando un significado descontextualizado y velado por indecoroso. Apuntalar no es sinónimo de intervenir, manipular, inmiscuir, manosear ni entremeter, aunque el fin sí es idéntico en el caso que nos trae.

El SP500 se anota nuevos records esta semana, uno consiste en haber conseguido doblar su cotización más rápido que nunca y otro, haber protagonizado la mayor subida semestral desde 1.936.

Durante la semana han aparecido informes de las principales instituciones, léase Merrill Lynch, Citi, SocGen… alertando de lo extravagante de la situación actual en las bolsas y el riesgo de corrección material para las próximas semanas, según sus barómetros. Todos aluden a los excesos de optimismo, defectos de liquidez, sobre-exposición de los fondos y coincidencia de datos con los presentados en otras ocasiones en que el mercado estaba registrando techos relevantes, como en 2.007. Algunos han rescatado la expresión que pronunció Greenspan de exuberancia irracional.

El comportamiento de los insiders americanos también manifiesta una clara desconexión entre su percepción, desde dentro de sus empresas, y el comportamiento de las mismas en bolsa. Han estado vendiendo acciones, de manera mucho más decidida que comprándolas durante las pasadas 33 semanas consecutivas mientras que las cotizaciones se han disparado al alza.

La FED está retorciendo los principios básicos de inversión, apuntalando o “shoring up”. Durante las últimas 12 semanas, el Dow Jones ha subido sistemáticamente y sólo ha tenido una de pérdida, en negativo un nimio 0.40%.

La sobrecompra no tiene precedente en los últimos 6 años, a pesar de lo cual ha conseguido superar con cierta facilidad la barrera psicológica de los 12.000 puntos y también la directriz de tendencia  con origen en marzo del año1.937. No obstante, el margen del 3% generalmente aceptado para confirmar la ruptura de niveles psicológicos todavía no se ha superado. Respecto de la directriz de tendencia, también conviene interpretarla prudentemente por tratarse de plazos tan largos –vigente desde hace 74 años-. También ha sido transitoriamente superada en el pasado para regresar a cotizar por debajo a continuación. Incluso a finales de 1.965 y principio de 1.966 se superó con éxito y subió un 4.3% adicional… para inmediatamente después comenzar un descenso que eventualmente provocó pérdidas del 25% en 8 meses.

En el más corto plazo el índice cotiza sobre sus medias móviles relevantes, en el techo de un canal ascendente y rondando en tiempo una ventana de oportunidad o periodo de posible punto de inflexión en la tendencia. El trazo rojo es crítico por haber contenido y ofrecido soporte a los descensos más recientes del índice y además porque es una directriz con origen en el famoso suelo de marzo de 2.009, de forma que es una referencia de importancia mayor ante cualquier giro bajista del mercado.

Antonio Iruzubieta.
CEFA.