ACCIONES CLIMATICAS EXPLICADAS POR WYCKOFF.

ACCIONES CLIMATICAS.

El fenómeno del clímax de ventas está causado por la venta masiva de acciones (oferta) por el público y otras manos débiles que se enfrenta con la compra (demanda) de:

1)    Los operadores experimentados.

2)    Los cuidadores e interesados en determinadas acciones que ven la oportunidad de reemplazar a precio bajo las acciones de las que se desprendieron cuando el precio estaba en los máximos, o quieren evitar la desmoralización del mercado respecto a esta acción y la soportan a ese nivel de precios.

3)    El cierre de las posiciones cortas de los especuladores que estando en corto ven que se va a producir el giro de la tendencia.

De esta forma, las acciones quedan en poder de las manos fuertes, definitiva o temporalmente.

El aumento anormal del volumen es uno de los síntomas del clímax de ventas, dado que tanto la oferta como la demanda se expanden fuertemente en estas condiciones. Pero la oferta es, en esta caso, de pobre calidad, frente la demanda que es de buena calidad, razón por la cual, cuando la oferta desaparece definitivamente se produce un rally técnico en el precio.

Si la causa del aumento de las compras es fundamentalmente aguantar los precios temporalmente y probar si estamos ante un pánico vendedor y aliviar la situación, la acción soportada será arrojada de nuevo al mercado en la primera ocasión favorable para ello, normalmente en el rebote técnico que suele seguir al clímax de ventas. Estas y otras ventas en el rebote pueden hacer aumentar suficientemente la oferta para que los precios atraviesen los mínimos anteriormente realizados durante el clímax y conducir la acción a un nuevo tramo bajista, esto es, a la reanudación de la liquidación.

Por otra parte, suele producirse una reacción secundaria después del rally técnico al que nos hemos referido anteriormente, y los precios se mantendrán en los mínimos del clímax o cerca de ellos, al mismo tiempo que el volumen se contrae apreciablemente, en cuyo caso tendremos una indicación de que la liquidación de la acción a concluido, y la demanda está volviendo a entrar en el mercado. En ese caso, el comportamiento del mercado en esta reacción secundaria es indicativo del siguiente movimiento importante.

Debemos destacar que los mismos principios que se aplican cuando estudiamos grandes movimientos del mercado se aplican a los movimientos intermedios o incluso los más pequeños, como los movimientos intradiarios. Un examen detallado de los diversos movimientos nos lo confirmará, siempre se repiten y aplican los mismos principios, sea cual sea la dimensión del movimiento que estemos analizando. No obstante debemos estar preparados para ver variaciones, es decir, no debemos esperar que todos los clímax de venta sean exactamente iguales, habrá diferencias de unos a otros. Se podrán observar las mismas características básicas, pero el tiempo y la magnitud del movimiento del precio y del volumen, y la extensión y secuencia de los movimientos del precio invariablemente serán diferentes.

Por ejemplo, el volumen anormalmente excesivo puede durar uno o más días. En otras palabras, un clímax de ventas se puede producir en uno o más días, y el volumen puede tener unas proporciones excepcionales el día en el que se produce el mínimo o durante días posteriores a dicho mínimo.

El clímax de compras es el movimiento opuesto al clímax de ventas, y reúne las mismas características técnicas. Un nuevo máximo, en el que se produce un aumento anormal del volumen por la expansión de la oferta y la demanda. Pero en este caso la demanda es de pobre calidad y una vez que se agota, la oferta la supera y se produce un movimiento técnico del precio a la baja.

Los profesionales en estos casos pueden dirigir el precio al alza temporalmente para atraer al público a entrar al mercado y así dejarlos luego atrapados en posiciones largas débiles cuando el precio se gire definitivamente a la baja (además de hacer saltar stops de pérdidas de las posiciones largas).

Con el clímax de compras los profesionales y operadores experimentados se desprenderán de las últimas posiciones largas que mantenían en esa acción y estarán preparados para afrontar el nuevo tramo corto que han previsto que se va a desarrollar en el futuro inmediato.

DISTINCION DE LAS ACCIONES CLIMATICAS Y LOS VOLUMENES DE ABSORCION.

Un incremento súbito del volumen que aparece después de un determinado movimiento del precio que se está desarrollando normalmente es indicativo del final de dicho movimiento o de que dicho final está cercano.

Sin embargo, cuando un volumen inusual aparece cuando el precio está rompiendo un rango de trading bien definido, o una zona de congestión, este volumen lo que estará indicando es la continuación del movimiento del precio en la dirección de la ruptura. Así, si el precio se dirige al techo del rango y lo rompe con gran volumen, la conclusión correcta es que alguien ha estado interesado en absorber toda la oferta que saturaba la zona ante la expectativa de que el precio subirá a niveles superiores; y viceversa, en el caso de ruptura del suelo del rango con volumen.

Por eso no puede aplicarse el principio de las acciones climáticas de forma automática, sino que hay que examinar y valorar cada situación en la que veamos un volumen excesivo en relación con las condiciones del mercado en ese momento.

THE RICHARD D. WYCKOFF METHOD OF TRADING AND INVESTING IN STOCKS.  R.D. WYCKOFF (1931).

Vamos a filosofar un poco sobre el Money Management. By Carpatos.

 Moustafa Belkhayate es un trader atípico. Poco conocido en el gran circuito de superestrellas pero mucho entre los que gustan de la filosofía en el trading y de los que ven esto como algo más que destrozar al contrario y sacarle todo el dinero posible, que es la visión de más de los que usted se cree. Moustafa Belkhayate es gestor de fondos de inversión y dada sus peculiaridades tiene el calificativo de trader filósofo, filántropo y para algunos de visionario.

Hace tiempo leí un trabajo de él que me impresionó. Sobre todo una frase que decía: «Ningún sistema de trading le funcionará si no aplica el Money Management«. Según este trader, una estrategia correcta debe tener un 70 por ciento de Money Management y un 30 por ciento de estudio técnico, por decirlo así. Yo no sé si el porcentaje será correcto, eso es muy difícil de estimar, pero desde luego vamos a partir de una base de la que ya les he hablado muchas veces. La piedra filosofal de los sistemas no existe. Es inútil que usted, querido lector, pase horas y más horas buscando enormes complicaciones teóricas a su sistema para conseguir algo perfecto, algo que no falle nunca, algo que siempre le dé dinero y usted se pueda ir con una caña de pescar a vivir la vida. Eso no es posible, hay que trabajar mucho, pero mucho, aprender cada día .

Belkhayate ha repetido hasta la saciedad que no hay sistema perfecto, pero que además, y aquí está la clave, el sistema perfecto se basa en mejorarlo: No mediante más formulitas e indicadores que nos digan las entradas y las salidas, sino en money management. Es decir, en técnicas de gestión del dinero, en determinar con cuántos contratos se entra y se sale en cada ocasión, en determinar cómo diversificar, algo importantísimo, por ejemplo.

Por intereses comerciales está muy extendida en todo el mundo y sobre todo en EEUU una filosofía: usted o yo inventamos un sistema, todo lleno de formulitas estupendas y nos bastará con entrar en el mercado con un sólo contrato de un determinado futuro, además con muy poco dinero en el bolsillo, prácticamente las garantías peladas y nos retiramos. Por intereses comerciales esto se fomenta mucho en EEUU, usted le interesa al intermediario porque genera comisiones, verá cómo siempre el sistema que le recomiendan opera muchísimas veces, a veces varias en el día, porque si no es así, no hay negocio y además se lo pondrán fácil, no hace falta que ponga dinero, el sistema es tan perfecto que con las garantías sobra.

Pero el mundo no es así, como decía un analista español muy respetado, para entrar en el mercado lo primero que hay que tener es algo de dinero, si no se tiene mal empezamos, mínimo las garantías más tres veces las pérdidas o acabamos de poner el primer cimiento de la ruina. Luego no vale lo de un contrato, tenemos que diversificar y si no tenemos más remedio y sólo podemos entrar con uno, apliquemos todos los sistemas a la vez que podamos sobre ese contrato e intentemos aplicar todas las técnicas de money management que podamos.

Pero volvamos a ese trabajo que les comentaba antes que tanto me gustó de este trader. En el mismo contaba dos historias, entre otras, y muy conocidas y comentadas en muchos otros sitios, muy reveladoras que les voy a resumir, comentar y traducir, luego les pongo el enlace en francés. La primera era la de Richard Dennis y sus célebres tortugas.

Richard Dennis, uno de los más célebres CTAS o traders en futuros de la historia de EEUU, que ganó una fortuna en los mercados y que se hizo millonario partiendo de cero, en 1984 hizo una apuesta con su amigo William Rckhardt. Era la siguiente: Ser capaz de enseñar su método de especulación a personas que no eran expertas en finanzas en 15 días y además terminarían ganando dinero. LLegó a poner un anuncio en el Wall Street Journal y realizó el experimento. Un año después esos traders eran muy famosos en EEUU y «Los tortugas» como siempre se les llamó pasaron a la historia. El método era y es muy sencillo, aunque no se sabe exactamente su composición pues sus miembros juraron guardar silencio, sí que se sabe que se basa sobre todo en el money management y que presta mucha menos atención a los modelos de entradas y salidas. Por ejemplo, se sabe que está prohibido entrar con más del 2 por ciento en una operación, que cuando se gana se aumenta la exposición y que cuando se pierde se aumenta. Los tortugas siempre han tenido una filosofía: ¿Cuánto invertir? Nunca cómo y dónde. Siempre la filosofía ha sido no perder dinero y cuando eso estaba claro si se podía ganarlo. Tomemos nota, nuestro sistema es indiferente que gane poco, si es capaz de perder poco a largo plazo terminará dándonos dinero, mientras a su alrededor verá montones de traders convertidos en estrellas fugaces que ganarán mucho en unos meses y lo perderán todo a largo plazo.

Vean esta otra experiencia que contaba Belkhayate. Ralph Vince llevó a cabo un experimento interesantísimo que se cuenta en multitud de libros sobre trading. Convocó a 40 ingenieros de todo tipo, no sólo gente relacionada con los mercados, había de todas las ramas y les propuso jugar a este juego con 10.000 dólares imaginarios.

Se podía jugar 100 veces, con una ventaja de salida del 60 por ciento de ganar y el 40 por ciento de perder. Si se acierta se gana la apuesta, si se falla se pierde la apuesta. Fíjense en una cosa, imaginen que esto es un sistema de trading y que usted tiene ese porcentaje que ya le advierto es muy difícil tenerlo, pocos sistemas sobrepasan el 60 por ciento de aciertos, siempre que tenga un ratio media ganado cuando se gana partido media de lo perdido cuando se pierde decente, decente y cercano a dos que es lo mínimo.

Creo que por la definición del juego lo lógico sería que se ganara casi siempre, ¿no les parece? Tenemos el 60 por ciento a nuestro favor y cuando perdemos lo hacemos en igual cuantía que cuando ganamos, esperanza matemática positiva, perfecto. Pues bien, el experimento terminó con 2 ingenieros ganando y 38 perdiendo, es decir, el 95 por ciento perdiendo, el mismo porcentaje de gente que entra en futuros y termina perdiendo según las duras estadísticas de EEUU.

¿Por qué perdieron casi todos los ingenieros? Por la cuantía de las apuestas, lo dejaron todo en manos del azar, no utilizaron el money management y consiguieron lo más difícil teniendo las matemáticas a su favor terminaron perdiendo. En el mercado y en un sistema sería igual.

Este juego, o algo muy similar, lo he visto proponer a don Manuel Andrade, de Meff, y en otras que un servidor iba como oyente desde hace años y cada vez que se lo veo hacer, además lo hace muy bien pues es un gran profesional y una buena persona, me sigue sorprendiendo a veces lo simples que son las cosas.

Querido lector, la clave no está lejos de usted, está en usted mismo, el sueño es posible, usted mismo lo puede conseguir casi sin ayuda de nadie y por sus propios medios, pero el camino no es estudiar y estudiar esta media y la otra, que si entro con un filtro de esto o lo otro. Por supuesto, eso es importante también, pero es sólo una parte del juego, lo más importante, además de tener dinero, claro está, es precisamente cómo administrar ese dinero. Las entradas y las salidas son más difíciles de lo que parece y más en este mercado que cada vez se parece más a un casino, aunque si juega con ventaja matemática con su sistema por pequeña que sea y trabaja duramente, el money management tiene la clave del éxito, que por supuesto no le convertirá en millonario en cuatro días, eso son fantasías, algunos lo consiguen, pero no hay que aspirar a eso o corremos el riesgo de quedarnos por el camino como muchos otros más.

No obstante y a pesar de todo lo dicho, prudencia, mucha prudencia y no crean en el vellocino de oro, hasta el propio Richard Dennis, el descubridor de los tortugas y que tanto dinero ha ganado ha tenido rachas de pérdidas importantes que le han supuesto muchos problemas e incomprensiones con fodos que han tenido que cesar en el trading.

Y ojo, no lo critico con esto, al contrario, le admiro desde que empecé en esto, y ya quisiera yo llegarle a la suela de los zapatos en los mercados y en su sabiduría de los mismos, simplemente quería destacar que él, como todos los operadores, también tienen malas rachas, como nosotros las tendremos y que serán muy duras, si no estamos preparados para ellas estaremos eliminados. La piedra filosofal no existe.

Webinar de Trader Guider con David Weis, Dr. Gary Dayton, Tom Williams, y Gavin Holms.

Este es el último webinar que han hecho los de Traderguider con los siguientes participantes.

David Weis

Market Analyst and World renowned Wyckoffian Expert

Dr Gary Dayton

Professional Trader and respected Wyckoffian Expert

Tom Williams

Veteran Syndicate Trader and Inventor of Volume Spread Analysis

Gavin Holmes

Professional Trader and VSA Expert

http://www.tradeguider.com/events/Player.aspx?video=mms://tradeguider.com/TG3/mastersofwyckoffvsa.wmv

CONCEPTOS FUNDAMENTALES DE LOS GRAFICOS DE PUNTO Y FIGURA.Traducción y resumen del capitulo 2 de “Point & Figure Charting” de Thomas S. Dorsey.

La irrefutable ley de la oferta y la demanda gobierna el movimiento de los precios de una acción, o cualquier tipo de producto cotizado. Si hay más compradores que vendedores, el precio sube, si hay más vendedores que compradores el precio baja. Este desequilibrio entre la oferta y la demanda, y nada más, es la causa de que los precios de las acciones suban y bajen.

Estos movimientos y cambios de la oferta y la demanda quedan perfectamente reflejados en los gráficos de punto y figura. El método de análisis de punto y figura fue diseñado como una forma lógica y organizada de reflejar la batalla entre la oferta y la demanda. La palabra “organizar” es la clave.  Observar una interminable lista de máximos, mínimos y cierres de una acción en concreto puede ser muy confuso. Cuando estos datos se organizan de forma lógica, la batalla entre la oferta y la demanda aparece mucho más evidente. El gráfico de punto y figura simplemente nos muestra cual de los dos, la oferta o la demanda, está ganando la batalla.

Un partido de tenis nos puede ayudar a describir esta batalla entre la oferta y la demanda. Pensemos en un partido entre dos grandes tenistas, Jimmy Connors y John McEnroe. Llamemos demanda a Jimmy Connors y oferta a John McEnroe. El partido de tenis consiste en varios Sets y juegos. Los sets en un partido de tenis son similares a un gráfico de punto y figura moviéndose adelante y atrás, cambiando de columnas alternativas de X y O. Este aparente movimiento errático del gráfico de punto y figura es similar a los aparentemente erráticos cambios en los juegos y sets de los tenistas en un partido. Eventualmente Connors o McEnroe gana un set o varios juegos, pero finalmente uno de los dos acaba siendo el ganador. De la misma forma, sólo cuando el juego entre la oferta y la demanda a finalizado podemos tener la oportunidad de ver hacia que lado es probable que el precio se mueva. El gráfico de punto y figura considera los sets que se han jugado en el partido son “ruido del mercado” que no debe ser considerado a la hora de tomar decisiones del mercado.  Solo refleja la victoria final de cada “partido” entre la oferta y la demanda. A corto plazo, los precios parecen moverse erráticamente pero finalmente la oferta o la demanda toman el control y entonces se inicia una tendencia.

LOS RUDIMENTOS DEL GRAFICO DE PUNTO Y FIGURA.

Vamos a empezar con los rudimentos para crear y mantener nuestros propios gráficos de punto y figura.

Solo necesitamos dedicar unos pocos minutos al final de cada sesión de mercado para actualizar nuestros gráficos de punto y figura, con lo cual podremos manejar tranquilamente y sin demasiado esfuerzo los gráficos de 20 a 30 acciones cada día. Podemos encontrar páginas web y programas que nos hagan ese trabajo, pero si queremos llegar a alcanzar una cierta pericia en la elaboración, mantenimiento e interpretación de estos gráficos es mucho mejor llevarlos personalmente, a ser posible a mano.

Para mantener un gráfico de punto y figura manualmente no necesitamos más que una hoja de papel pautado o cuadriculado, y la información de los máximos y mínimos diarios de una acción, lo cual podemos obtener de cualquier página de información financiera de las muchas que se ofrecen en Internet o en los periódicos.

Los gráficos de punto y figura utilizan únicamente los movimientos del precio de la acción. El volumen no se toma en consideración.  El volumen no nos dice demasiado respecto a la batalla entre oferta y demanda puesto que lo relevante es el hecho de que haya más compradores que vendedores en el título que estemos analizando, con independencia del volumen de dicha oferta y demanda. Mucho del volumen que podemos ver hoy en día en los mercados está relacionado con las estrategias de opciones y la actividad de los hedge funds sin que tenga mucho que ver con la dirección que va a seguir el precio de la acción. Debemos recordar que el gráfico de punto y figura solo está interesado en la batalla entre oferta y demanda.

Dos letras del alfabeto se usan en este método: la “X” y la “O”. La X representa la demanda. La O representa la oferta. La clave de este método es la forma en que el gráfico se mueve de una columna a la siguiente.  Para esta explicación usaremos el método de reverso de 3 cajas. Cuando tengamos más práctica se pueden utilizar otros puntos de reverso, aunque el sistema de 3 cajas de reverso es uno de los más utilizados y prácticos.  Una “caja” está representada por cada una de las casillas del papel pautado que utilicemos para crear el gráfico. De momento, asignaremos a cada caja el valor equivalente a 1 punto del precio (es decir, un cambio de 3 cajas supone un cambio del precio en el sentido contrario al que previamente mantenía de 3 puntos).

La siguiente figura nos muestra un gráfico básico para que nos hagamos una idea del aspecto que tiene un gráfico de punto y figura:

Los patrones del gráfico están formados por columnas alternativas de X y O. La única forma de que una columna de X cambie a una columna de O es cuando se producen un movimiento del precio contrario de 3 cajas.  El mismo método de reverso de 3 cajas se aplicará a una columna de O. Este movimiento de cambio de una columna a otra es lo que crea los patrones del gráfico. Y en esto es en lo que difieren drásticamente los gráficos de punto y figura respecto a los gráficos de barras. Los gráficos de punto y figura sacan la volatilidad de la ecuación y nos muestran una imagen clara de la batalla entre oferta y demanda. El gráfico de barras, al contrario, incluye la volatilidad en la ecuación porque el gráfico debe modificarse cada día, sin importar si el movimiento es sustancial o no. Esto es lo que hace a los gráficos de barras subjetivos y difíciles de leer, y muy poco efectivos para mucha de la gente que los utiliza.

Vamos a seguir profundizando en el mecanismo del gráfico observando el valor que debemos darle a las cajas que son los elementos esenciales para construir el gráfico. Cuando decimos tamaño de las cajas, nos referimos a cada una de las cuadrículas del papel pautado. El tamaño de la caja varia a medida que el precio de la acción se acerca a ciertos niveles. Es por ello que debemos llamar al método como un método de reverso de 3 cajas en lugar de reverso de 3 puntos. Es importante pensar en términos de cajas más que en términos de puntos o precios. Entre 20 y 100 puntos, el tamaño de la caja es de 1 punto. Si la acción se está negociando por debajo de 20 o por encima de 100, utilizaremos otro tamaño de caja.  Así, cuando el precio se mueve entre 0 y 5, el tamaño de la caja es ¼ de punto. Entre 5 y 20 el tamaño de la caja es de ½ punto. Entre 20 y 100 el tamaño es de 1 punto. Por encima de 100 el tamaño de la caja es de 2 puntos. Finalmente por encima de 200 el tamaño es de 4 puntos por caja.

El cambio del valor de las cajas permite que el gráfico se ajuste a la volatilidad de las acciones en función del precio de las mismas. A medida que aumenta el tamaño de las cajas el gráfico se hace más lento, compensando de esta forma la volatilidad de aquellas acciones que van aumentando su velocidad de movimiento a medida que su precio se incrementa, dándonos de esa forma una visión más clara y no distorsionada de la lucha entre la oferta y la demanda en cada nivel de precios. Acciones que se mueven en segmentos de precio que implican valores de caja de 4 o más puntos son acciones que normalmente están fuera del alcance de muchos inversores o traders ordinarios pues extralimitan sus niveles de riesgo tolerable dada la alta volatilidad de estas acciones, lo cual no deja de ser una excelente guía a la hora de realizar la selección de acciones a incluir en nuestras carteras.  Cuando utilizamos acciones cuyo valor de caja en el gráfico es más bajo, el gráfico nos marcará stop de pérdidas mucho más adecuados y asumibles que cuando utilizamos acciones con gráficos con valores de caja muy altos.

Volvamos de nuevo sobre los diferentes valores de caja una vez más. Esto ha de quedar firmemente asentado en nuestro cerebro si queremos entender adecuadamente el funcionamiento de los gráficos de punto y figura.

Si una acción está siendo negociada por debajo de 5, entonces cada caja tendrá un valor de ¼ de punto. Entre 5 y 20 cada caja tendrá un valor de ½ punto.  Si la acción está siendo negociada entre 20 y 100 el valor de cada caja será de 1 punto, y si se va por encima de cien hasta 200, el valor será 2 puntos, y por encima de 200, el valor será 4 puntos. Una vez más debemos insistir que esto son los valores estandar por defecto de los tamaños de caja. Lo elegante del sistema es que nosotros tenemos el control del mismo y podemos cambiar estos valores si lo consideramos necesario y útil. Algunas acciones tienen unos altos dividendos y por tanto baja volatilidad. Quizas los valores estandar no sean adecuados para esta acción y requiera unos valores de caja más pequeños. Como ya se ha dicho tenemos libertad para hacer cambios en el sistema.

La clave para elaborar el gráfico radica en como el gráfico cambia de una columna a otra. Cuando la acción está subiendo y la demanda la está controlando, el gráfico estará formado por X. Consecuentemente, cuando la acción declina y la oferta asume el control, el gráfico está compuesto por O.

Para que se produzca un cambio de columna necesitamos que el sentido del precio cambie respecto a la dirección anterior por lo menos en 3 cajas (ojo, cajas, no puntos, al menos no siempre, recuérdese lo dicho anteriormente sobre el tamaño de las cajas).

Así pues, para cambiar las columnas de X a O cuando el precio está entre 20 y 100 necesitamos 3 puntos, ya que el valor de cada caja es de 1 punto. Cuando el precio este entre 5 y 20 será suficiente un cambio del precio en 1’5 puntos, puesto que el valor de la caja es de ½ punto. Y si el precio está por debajo de 5 el cambio del precio tendrá que ser de 0,75 puntos, pues el valor de la caja es de ¼ de punto. Debemos siempre pensar en términos de reverso de cajas, no de puntos.

En un gráfico de reverso de 3 cajas (a partir de ahora lo denominaremos gráfico R3 para simplificar), las columnas de X y O siempre tendrán 3 o más cajas, pero nunca menos de 3.

FORMACION DEL GRAFICO.

Veamos ahora como se va formando y actualizando el gráfico de punto y figura.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los datos que nos interesan son lo máximos y los mínimos, no el cierre. Luego veremos porqué.

El sistema de crear el gráfico queda reflejado en el siguiente diagrama de flujo:

SI EL GRAFICO ES DE UNA ACCION EN EL QUE EL PRECIO ESTA BAJANDO
 

El concepto básico es como sigue. Una vez que hemos iniciado una columna de X o O debemos añadir a dicha columna una o más cajas en tanto el precio no cambie de dirección, según los parámetros de cambio que estemos utilizando.

Detengámonos un momento en este concepto. Si el gráfico está en una columna de O y bajando, nuestra primera pregunta, según vemos en el diagrama de flujo, será ¿Ha bajado la acción una caja completa o más en el gráfico? Si la acción ha bajado una caja más, por ejemplo de 45 a 44, reflejaremos este cambio añadiendo una O a la columna y habremos acabado, pues ya habremos actualizado el gráfico este día. No debemos nunca olvidar que lo que estamos haciendo es registrar lo que la acción ha hecho en cada día de trading, nada más ni nada menos. No debemos pensar más en el gráfico hasta el día siguiente. Al cierre de mercado del día siguiente simplemente volveremos a consultar los mínimos y los máximos (en el caso que estamos usando como ejemplo los mínimos serán los más importantes) y nos haremos la misma pregunta otra vez. Desde que el gráfico refleja la columna de O ¿el precio ha bajado otra caja o más? Contestaremos la pregunta observando los mínimos del día. Si la acción en este caso llega a los 43 o más abajo (baja en más de una caja), registramos el movimiento añadiendo tantas O como cajas se hubiera movido el precio y listo. No nos importa si luego el precio se giró ese día y llego a 100. Ya nos ocuparemos de ese dato mañana. Solo nos interesa una dirección del precio al día. En este punto, la acción esta en 43 en una columna de O. Dado que la acción se encuentra en una columna de O, el próximo día, al cerrar la sesión, nos haremos la misma pregunta de nuevo ¿Ha declinado el precio de la acción una caja o más? Resulta que la respuesta, hoy, es que no, que la acción no se ha movido una o más cajas hacia abajo.

Como el precio no ha declinado una o más cajas debemos pasar a la pregunta 2 que es ¿se ha producido un reverso de 3 cajas? Detengámonos un momento en este concepto.

¿Se ha producido un movimiento reverso de 3 cajas? En este ejemplo estamos examinando una acción que se mueve entre 20 y 100, por tanto el valor de cada caja es de 1 punto. Así pues, el reverso de 3 cajas equivale a un máximo del precio que esté 3 puntos por encima del último mínimo que supuso la anotación de la última O. El último mínimo fue en 43, contaremos 3 puntos por encima de 43, lo cual nos dará un precio de 46. De acuerdo, ¿ha llegado el máximo del día a 46? Vemos que el máximo ha llegado a 45,75, faltan 0,25 para llegar a 46, entonces no se ha producido un reverso de 3 puntos. ¿Qué hacemos entonces? Nada, no anotamos nada en el gráfico ese día.

Al día siguiente volvemos ha hacer el mismo proceso. Tenemos la misma columna de O, la primera pregunta a hacernos será ¿se han producido nuevos mínimos por debajo de 43 que supongan un movimiento de 1 caja? De nuevo tan solo pueden pasar dos cosas que se reflejen en el gráfico, la acción ha declinado 1 caja más y añadimos una O a la columna, o bien se ha producido un movimiento reverso de 3 cajas y entonces cambiamos de columna y empezamos una de X con 3 o más X. Fijaos si es difícil mantener los gráficos de punto y figura.

Volvamos al ejemplo, la acción se ha vuelto y ha subido 3 cajas hasta 46. Siguiendo nuestro diagrama de flujo, debemos pasar a la siguiente columna a la derecha y dibujar 3 X. El gráfico está ahora subiendo. Y el proceso vuelve a repetirse al día siguiente. ¿Se ha movido el gráfico arriba una o más cajas?, etc. etc.

Insistimos de nuevo, son necesarios movimientos del precio de 3 cajas para que se produzca un cambio de columna. P.ej. si la acción se está negociando en una columna de X con un máximo de 45, tiene que producirse un movimiento hasta 42 para que sea correcto hacer un cambio de columna a una de O: 45-3 =42. Cualquier movimiento inferior a 3 cajas es considerado como “ruido del mercado” para el gráfico de punto y figura, y no debe ser registrado. Consecuentemente, si la acción se está moviendo en una columna de O con un precio actual de 45, necesita subir hasta 48 antes de que se produzca un cambio de columna a una columna de X, igual que antes, cualquier movimiento inferior a 3 cajas se considera simplemente ruido del mercado.

Sólo hay una excepción a esta regla. Si la acción se gira desde 21, por ejemplo, el número de puntos requeridos será sólo de 2. Esto es así porque la acción se esta moviendo en un nivel de cambio de valor de la cajas (de 1 punto por encima de 20, a ½ punto en 20 o por debajo hasta 5). Si una acción se está moviendo alcista, en una columna de X y tiene un máximo de 21, un reverso se producirá en 19, un movimiento de solo 2 puntos. Las tres cajas en este caso se situarán en 20; luego como el valor de la caja por debajo de 20 es de ½ punto en lugar de 1 punto cuando está por encima, cuando pase de uno a otro nivel de valores, el reverso se producirá solo con 2 puntos. Hay que tener esto siempre en cuenta cuando nos movamos en estos niveles de cambio de valor de las cajas (5,20,100,200).

Así pues, para mantener actualizado un gráfico de punto y figura lo único que necesitamos son los máximo y mínimos de una acción.

Otro ejemplo. Si una acción está en una columna de X y el máximo esta en 28.875. A fin de realizar el gráfico, debemos leer este precio como 28, porque entre 20 y 100 solo nos interesan movimientos de 1 punto entero, y 0,875 puntos no es 1 punto. El 0,875 para un seguidor de los gráficos de punto y figura es simplemente ruido de mercado cuando el tamaño de la caja es de 1 punto. Si la acción está en una columna de O, nuestro interés principal este en ver si la acción ha declinado en ese día de trading y miraremos primero el mínimo de la acción. Tomando el mismo ejemplo, si el mínimo es de 28.875, lo leeremos como 29, es decir, esta vez redondeando al alza, y por las mismas razones que ya explicamos antes.

Para que cambiemos de columna deberemos ver un movimiento de por lo menos 3 cajas, pues es el mínimo que exigimos para que se produzca el cambio de dirección del gráfico. Después del cambio de columna, el movimiento puede ser menor que 3 cajas, en cuyo caso añadiremos 1 O por cada movimiento del precio equivalente al valor de la caja (1 punto entre 20 y 100).

Cuando se produce una reversión, nuestra cuenta no debe empezar en el último número. Un reverso alcista supone empezar a contar un punto por encima del precio del último mínimo. Y viceversa, un reverso bajista supone empezar a contar un punto por debajo del último máximo. Por ejemplo, para empezar a contar en un reverso alcista cuya ultima caja cierre esté en 28 con una O, empezaremos a contar las X en 29, 30 y 31. La primera X de las tres cajas del reverso tiene que ponerse en 29. Un reverso bajista supone que debemos empezar la cuenta por debajo de la caja de la X más alta.

El único registro de tiempo en un gráfico de punto y figura es el que reemplaza la X o la O con el número del mes cuando el elaborador del gráfico hace la primera entrada del mes. Poner el mes en el gráfico no tiene ningún otro significado que el tener un punto de referencia. Como la acción se mueve de un precio a otro, alternando subidas y retrocesos, se van apuntado X y O, O y X, y así sucesivamente. En ningún caso puede colocarse una O en una columna de X, ni una X en una columna de O. Como se dijo anteriormente, el primer punto de acción del gráfico en cada mes se representa mediante el número del mes. Por ejemplo, si una acción sube una caja y es el primero de julio, deberemos poner un 7 en lugar de una X. El 7 significa el mes de julio. Lo mismo ocurre en los movimientos bajistas.

Insistimos de nuevo. Si el gráfico está subiendo, primero chequeamos el máximo del día y añadimos una o más X si el máximo sube hasta completar el valor de una o más cajas. Debemos añadir tantas X como sea necesario para representar el movimiento de la acción. Si la acción sube 4 puntos durante la sesión de trading, y cada caja equivale a 1 punto, deberemos añadir 4 X a la columna. Si la misma acción se mueve 5 puntos al alza en su máximo, debemos añadir 5 X. La pregunta nº 1 de nuestro diagrama de flujo ha sido respondida afirmativamente, y en ese momento finaliza tu trabajo diario con esa acción. Por el contrario, si la acción no se mueve a un máximo más alto no se añade ninguna X, y debemos pasar a la pregunta 2 de nuestro diagrama de flujo, chequeando el mínimo del día para ver si se ha producido un movimiento que pueda considerarse un R3. El reverso es la clave del gráfico de punto y figura. Si se ha producido un reverso de 3 cajas, nos movemos una columna a la derecha y una caja abajo, y añadimos 3 O para representar el reverso. Si la acción no ha declinado suficiente como para apreciar un R3, entonces no hay nada que anotar en el gráfico. Recordemos que el reverso de 3 cajas quiere decir que los 3 valores deben haberse completado, redondeándose a la baja o al alza según el caso cuando se quede a medio camino (2,99 puntos no son 3). No podemos iniciar una nueva columna hasta que no veamos el movimiento de 3 cajas, y el gráfico deberá permanecer en la misma columna mientras no se produzca el reverso. Estamos siendo muy redundantes y reiterativos, pero es que estos principios han de quedar firmemente grabados en analista de punto y figura.

Al usar el reverso de 3 cajas habremos eliminado los movimientos menores que suelen verse en el mercado, y solo vemos aquellos movimientos que tienen relevancia para ser representados.  En los mercados muy volátiles no será raro que el gráfico permanezca en la misma columna durante mucho tiempo.

No olvidemos que solo anotamos un movimiento por día.

(Traducción particular de B.Baiget)